El vuelo de los flamencos pinta África de rosa por Vicenta Cobo

El vuelo de los flamencos pinta  África de rosa por Vicenta Cobo

Titulo del libro: El vuelo de los flamencos pinta África de rosa

Autor: Vicenta Cobo

Número de páginas: 168 páginas

Fecha de lanzamiento: November 15, 2012

Editor: Amazon

Descargue o lea el libro de El vuelo de los flamencos pinta África de rosa de Vicenta Cobo en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Descargar PDF Leer on-line

Vicenta Cobo con El vuelo de los flamencos pinta África de rosa

Un recorrido por los últimos espacios de vida salvaje del planeta, en el corazón de la sabana africana (Masai Mara, Serengueti, Ngorongoro), buscando los pasos de los primeros humanos en África, una vuelta a las raíces.La cuna de la humanidad está en estos espacios. En Olduvai se preservan las huellas de los primeros homínidos . Allí quedaron, al abrigo de las cenizas volcánicas, como símbolo de lo que el hombre siempre ha hecho: viajar, explorar, moverse de un lugar a otro en busca de alimento material y espiritual.
Los ojos se limpian de todo lo superfluo con que hemos enredado la existencia. En el Masai Mara está lo esencial, la naturaleza despoblada de los intentos humanos por llenar el vacío. Es el reino de la vida salvaje en estado puro, libre.
El libro se adentra también en el lado oscuro de Africa: el genocidio en Ruanda, el infierno de Uganda a manos de Amin Dada, la pobreza...El espíritu de Kapuscinski., el gran periodista polaco, y el de los grandes exploradores de estas tierras acompañan el periplo viajero.
El relato está contado en clave de una crónica trepidante de aventuras por Kenia, Tanzania, Uganda y Ruanda, con experiencias tan excéntricas como ser acusada de cazar hipopótamos con un tirachinas, estar a punto de desaparecer en el Indico practicando submarinismo o pasar diez días escalando las Montañas de la Luna envuelta en lodo, lluvia, con poca comida, caminando doce horas, y sin garantía alguna de sobrevivir.
El alma de África sigue siendo salvaje y atrae a los espíritus aventureros. Y a los buscadores de belleza que una mañana se despiertan y al mirar al cielo contemplan el vuelo de los flamencos pintando África de rosa.