Una Nueva Democracia: Participativa, Ética y Ecológica por Manuel Barroso

Una Nueva Democracia: Participativa, Ética y Ecológica por Manuel Barroso

Titulo del libro: Una Nueva Democracia: Participativa, Ética y Ecológica

Autor: Manuel Barroso

Número de páginas: 525 páginas

Fecha de lanzamiento: September 10, 2014

Una Nueva Democracia: Participativa, Ética y Ecológica de Manuel Barroso está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Descargar PDF Leer on-line

Manuel Barroso con Una Nueva Democracia: Participativa, Ética y Ecológica

La experiencia de ser demócrata, ha venido experimentado cambios profundos en los últimos cien años, ajustándose cada vez más a la cultura de cada pueblo, a las necesidades de las personas y de las comunidades y a las exigencias del desarrollo y de la tecnología. El colapso de los viejos modelos, el sin sentido de las ideologías nacidas de los cafés europeos y de académicos divorciados de la realidad, las nuevas exigencias de los mercados, los procesos de globalización y de apertura y la nueva conciencia de los pueblos, tradicionalmente marginados y hasta las incongruencias de los mismos demócratas, nos han llevado a la conclusión que la democracia que tenemos y en la cual hemos creído, lleva tiempo en terapia intensiva.

La democracia para finales del siglo XX, se había quedado sin respuestas ante las angustias de los ciudadanos. Ninguno de los problemas cruciales del ciudadano de hoy en día, han sido atendidos con efectividad. La excesiva dependencia de la democracia como filosofía de vida, del desarrollo económico de unos cuantos, ignorando al ciudadano, y por la creciente apatía de quienes sienten que los políticos han tomado un camino equivocado, lejos de su misión. El peligro está en que el ejercicio de la democracia, se convierta en un ejercicio de protagonismo, en un manejo obsceno del poder y de los recursos de todos, en un acto de mercadeo, carente de ética, controlado por grupos de interés, ajenos a la comunidad, comprando conciencias sin escrúpulos, colocando en puestos importantes a sus fichas y seguidores sin credenciales e imponiendo a líderes vedettes sin contacto, ni presencia, ni ética.

En el momento actual, estamos siendo testigos de democracias de contenido, sin espíritu democrático, acomodándose a las circunstancias, alejadas de las necesidades de las comunidades y a la proliferación de líderes carismáticos, políticos en tránsito, con escasas credenciales, quienes con poca o ninguna ética, distorsionan los procesos y se autoproclaman demócratas para llegar al poder por vía democrática ignorando que la democracia verdadera es la conciencia de la comunidad y la comunidad es el sujeto del poder para todos en la consecución de un gran y único objetivo, el bien común. Estos líderes hábiles en mercadearse, en vender lo que no tienen, prometen la tierra prometida que solo existe en sus fantasías, con escaso contacto consigo mismo, implantan ideologías de corto alcance, modelos y patrones, que impactan negativamente la autoestima, la ecología y la ética de los ciudadanos y le hacen un daño importante a la democracia.

Esta actitud marginal ha terminado marginalizando la democracia: líderes y ciudadanos incongruentes e ignorantes de sí mismos, negados a ver sus propias contradicciones, esperando que se les de todo gratis, dando apoyo a quienes los usan, convirtiendo la democracia en un acto de beneficencia y no en un estado de conciencia elevado para ser útil a muchos otros, con necesidades de crecimiento. Las incongruencias, sin duda, destruyen la esencia, el equilibrio, la ecología y la ética de los procesos democráticos y al mismo tiempo favorecen prácticas y rituales ajenos a una democracia de procesos. Lo más grave es que el sujeto de la democracia ha venido desinteresándose de lo que es su responsabilidad: conectarse unos con otros, en lo que llamamos el bien común.