Sembrando fresas con helicóptero: FIDEL, EL TRAMPOSO

Sembrando fresas con helicóptero: FIDEL, EL TRAMPOSO

Titulo del libro: Sembrando fresas con helicóptero: FIDEL, EL TRAMPOSO

Número de páginas: 317 páginas

Fecha de lanzamiento: May 24, 2016

Editor: Heriberto G. Almeida

Sembrando fresas con helicóptero: FIDEL, EL TRAMPOSO está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Descargar PDF Leer on-line

Sembrando fresas con helicóptero: FIDEL, EL TRAMPOSO

¿Sabe usted en realidad, quien es Fidel Castro? Dijo en marzo de 1959: “Hay varias razones por las que no soy comunista ni profeso esas ideas,…primero; el comunismo es la dictadura de una casta y yo he luchado toda mi vida contra las dictaduras, segundo; el comunismo significa odio y enfrentamiento de clases y yo estoy en contra de esa filosofía, tercero porque el comunismo lucha contra dios y la iglesia…Derrotado por sus propias mentiras Fidel, el tramposo, es puesto en el banquillo de los acusados. Ahora usted es el juez. Tras seis años de estudio dentro de Cuba para conformarlo, de forma encubierta, este ensayo les muestra las evidencias que lo incriminan y les exponemos una muestra:” En otra disertación confesó: “¿Es que alguien pudiera pensar que alguna vez hemos mentido al pueblo? …Si nuestras ideas fueran comunistas lo diríamos aquí…” Luego, en abril del propio año dijo: “…lo primero que hace un dictador es acabar con la prensa libre…” Más tarde expresó el Primer Secretario del Partido Comunista, Fidel Castro, “…la radio, la televisión y la prensa deben estar al servicio de la revolución, son instrumentos de la revolución…” Y las intervino todas, hasta las fábricas de presillas. Que Fidel es un embustero lo reconoció una de sus hermanas a la revista Life en agosto de 1964: “…hasta que él mismo confesó en diciembre de 1961 que él era comunista, nunca pensé que mi hermano Fidel pudiera serlo…, cuando declaró que él era y siempre había sido marxista-Leninista, mientras lo oía, pensé que en realidad él era un magnifico actor. Había engañado no solo a sus amigos, sino también a su familia…” ¿Conoce usted sobre qué bases y como el “máximo líder” organizó su sistema represivo totalitario? Solo un inescrupuloso asesino, puede decir, con tanta tranquilidad: “…aparte de que nadie tiene que meterse en los asuntos de Cuba, estamos fusilando a los esbirros para lograr la paz,…al fin y al cabo no van a pasar de 400…lo hacemos como ejemplo para las generaciones futuras…” Demostramos en este ensayo que Fidel Castro es fascista por estudio y por proyección. Después de justificar las jornadas de asesinatos de Maximiliano de Robespierre en sus “Noches de terror” en Paris, Fidel declaró: En Cuba hacen falta “muchas noches de terror”. También dijo en el año 1955. “…estoy estudiando los grandes movimientos sociales; socialismo y fascismo…” y en marzo de 1969 atestiguó: “… ¿qué hacer con esa clase de individuos incorregibles,…individuos delincuentes inveterados?… puede que se tenga que plantear un día la necesidad de eliminarlos radicalmente…” Un primer experimento de Castro consistió en reclutar miles de niños entre 13 y 18 años de edad, -entre ellos el autor- a los que envió en la primavera de 1960 a la Sierra Maestra con el objetivo de introducir en el celebro de esos adolescentes las ideas exclusivas del líder supremo, convirtiéndolos en los primeros niños-soldados de la revolución y luego posicionándolos en todos los frentes de importancia, el Partido, las Fuerzas Armadas, el Ministerio del Interior y las Relaciones Exteriores. En 1989, luego del proceso amañado y posterior fusilamiento del General Arnaldo Ochoa, Héroe de la República de Cuba, el autor rompe con esa falsa ideología socialista-revolucionaria y se plantea como objetivo desnudar los engaños y las falsedades de quien es su principal y único actor, desde sus propias entrañas.
El gran comandante, protagonista principal de este drama que demora ya más de cincuenta años, se auto calificó al decir: “…si yo puedo mentirles o engañarlos, entonces yo sería el mayor engañador que hay en este hemisferio”. Una de las pocas veces que fue sincero. Esta obra les demuestra quien es el verdadero, simulador y demagogo Fidel Castro. Ahora usted no tendrá que confesar: ¡Yo no lo sabía! Porque aquí está la respuesta que usted busca.